sábado, 19 de enero de 2008

Montaña Rusa

Basta Ale,
Me deprimís siempre.
Ser una pendeja es una mierda
pero no lo puedo cambiar.
Siempre es lo mismo.
Esta vez, mamá Lili me esperaba en casa
con la bolsita de piedras.
Piedras rayadas como yo,
piedras rojas como tu entrecejo indignado,
piedras cuadradas como mi amiga linda que no me acuerdo el nombre (la de los ojos claros, ¡Betina algo!),
piedras pesadas de las que no sirven para el sapito,
piedras verdes como mis mocos por llorarte.
Basta, Ale.
Sos demasiado rubio
y te vas a quedar pelado.
Ni para decirme que me querías abrías suficiente la boca.
Prefería al pelotudo de Eric, que caminaba gracioso
(¿ese desapareció, no?).
Basta, Ale.
Esta es la última piedra que tiro por vos.
Me voy a hacer un pearcin´
me voy a recoger margaritas
y me busco un yuppi,
y le armo una corona de flores,
que me enseñó a hacer
mi nueva muy mejor amiga
de Lituania.


En honor a los fideos
(internet sin derechos de autor es lo mas de lo mas)

2 comentarios:

fideos (rodrigo) dijo...

ta lindo!
(me quedo con:
Sos demasiado rubio
y te vas a quedar pelado.)

Lunita dijo...

es que Marian parece corta pero en el fondo es muy sabia...