viernes, 9 de mayo de 2008

Baldear la Vereda

Acción que me es ajena, distante... que repica a lo lejos como costumbre foránea-no-familiar es, baldear la vereda.
Baldear la vereda es algo que en mi casa nunca se usó, tampoco estaba vedado, simplemente no estaba en la lista de cosas que "hay que hacer". Sólo sé que mi mamá lo hacía cuando se inundaba y porque quedaba toda la hojarazca media podrida, lo cual ya es bastante desagradable entre las muchas otras cosas posibles de encontrar, pegada en las baldosas. Y se inundaba seguido, por que de tantas promesas políticas el último caudillo peronista nunca había terminado de entubar el arroyo Sarandí. Al mismo tiempo no estoy segura de que mi madre baldeara la vereda cada vez que se inundara. Recuerdo mas inundaciones que baldeos de vereda. Hoy creo que el arroyo ya esta entubado, pero Lanús se sigue inundando.

Por eso será que mirar esas mujeres (porque por lo general son mujeres, raramente hombres salvo la excepción: hombre -encargado-de-edificio)con chinelas y ropas "así nomás", arrojando una y otra vez aguas sobre la calzada, me causa cierta incomprensión del asunto. Y por eso es que hoy tempranito, tipo siete, cuando una de esas aguas me sorprendió en su camino, podría decir que me irrité bastante, considerando también el agujerito que tengo en la suela de mi zapato derecho que conduce directamente a mi pie y por el cual entra mucha agua si piso el charquito.
Existen dos horarios para baldear la vereda, según una observación primaria y precaria del asunto, tipo siete y tipo diez. Qué determina que alguien salga a un horario o en el otro...¿?...no lo sé. Se podría esbozar que el de las siete, es quién realmente cree en que la vereda se baldea, y el de las diez, que es el mas molesto por que es un punto con mas tránsito peatonal que el anterior, sólo lo hace para demostrarle a sus vecinos que él también baldea la vereda. De hecho, la única vez que baldié la vereda, que creo tendría doce años, lo hice tipo once para que todos mis vecinos vean que en mi casa también se baldeaba la vereda, hice como bastante escandalo y tiré mucha agua, la dejé bien empadada para que también la vean aquellos vecinos que pasaran mas tarde.
Y... no hay nada mas molesto que, mas tarde, cuando ya no haya rastros de que la vereda ha sido baldeada, pisar inoportunamente una impertinente baldoza floja, y empaparse una vez mas de esas aguas arrojadas entre las siete y las diez.


6 comentarios:

Gerardo dijo...

Me encanto el analisis sobre el eterno baldeo de veredas. Esta bueno que la gente lo haga, porque le gusta, porque lo disfruta o porque quiera tener limpia su vereda. Pero creo que deberian buscar horarios en que no molesten tanto a los demas.
Me gustaria que sigan publicando cosas asi, de la vida cotidiana ,como el baldeo y la busqueda de asientos en el bondi
Las felicito

Lunita dijo...

En mi barrio no se a qué hora baldeaban las veredas.
En el centro es más común ver a los porteros temprano... siempre me bajo de la vereda cuando están baldeando como si con eso contribuyera a no ensuciarles el laburo.

Anónimo dijo...

El último caudillo peronista le decían a Quindimil?

Anónimo dijo...

El último caudillo peronista le decían a Quindimil?

cecilia dijo...

si, el último caudillo peronista, asi lo llamaban a quindimil a lo largo de su larga intendencia que data desde que yo nací (aprox). Y según recientes informantes, se me indica que el arroyo Sarandí - Galíndez, aun no ha sido entubado, sino que apenas fue desviado.

Vivian García Hermosi dijo...

hola ceci...... tanto tiempo!!!!

che, siempre que llueve, me pasa eso de las baldosas! te juro!